Mis Reflexiones No Ortográficas

 

En esta Página iré añadiendo, de forma intermitente, todo tipo de cosas que se me ocurran: Reflexiones, Pensamientos, Consideraciones, Opiniones, Valoraciones, Críticas, Halagos, Desvaríos, Incoherencias, Despropósitos, Disparates, Parrafadas, etc. etc. etc.

     NOTAS IMPORTANTES: No he tenido en cuenta ni las Reglas Gramaticales ni las Ortográficas. Enseguida os daréis cuenta que Brillan por su Ausencia.
Intencionadamente, muchísimas palabras están mal escritas.
Igualmente, algunas frases están estructuradas incorrectamente o no tienen sentido alguno.
El Mallorquín, en la mayoría de los casos, está escrito tal como suena al hablarlo. Está mal, pero se lee y entiende perfectamente. Utilizo con frecuencia el «mallorcano»: una mezcla del Mallorquín y el Castellano.
Hay palabras de mi Invención. No las busquéis en el diccionario. No existen.                   En esta sección «He aprendido…» están mis Reflexiones mas Serias.

 

En el anochecer, hasta un hombre pequeño tiene una sombra larga.

Cuando las palabras no son mejores que el silencio, no debemos pronunciarlas.

La mejor forma de combatir la violencia es tratar de eludirla.

Hasta los tontos saben que no se pueden alcanzar las estrellas, pero eso no es una razón para que los sabios no lo intenten.

Cuando ceses en tu empeño para comprender, sabrás la verdad. Aunque no la comprendas.

El hombre como los animales, está hecho para vivir con otros de su especie, pero el significado que tiene vivir en grupo se encuentra a través de la soledad.

Ampliar el conocimiento es ensanchar los límites de la conciencia, y cada paso adelante es un logro doloroso y complejo.

¿Como se puede olvidar todo no estando seguro de nada? No buscando conocer todas las respuestas, sino comprender todas las preguntas.

Profunda observación: Un idiota rico es un rico. Un idiota pobre es un idiota.

El capital es fruto del trabajo acumulado. Sólo que, como uno no puede hacerlo todo, unos trabajan y otros acumulan.

La Bolsa es el termómetro de la economía, pero está tan mal colocado que casi nunca funciona bien.

Consultar es la manera respetuosa de pedir a alguien que sea de nuestra misma opinión.

Reflexionar es esperar algunos días antes de no cambiar de opinión.

Lo que llamamos opinión pública es la opinión de la gente que generalmente no sabe lo que sucede; por esto es más justa que la de otros que lo saben mejor, pero que creen saberlo todo.

A muchos les gusta decir: «no me interesa la opinión pública». Que lo digan basta para demostrar que se preocupan de ella.

No se sabrá nunca si los hombres forman parte de un grupo porque tienen las mismas opiniones, o si tienen las mismas opiniones porque son del mismo grupo.

No hay que olvidar nunca prever lo imprevisto.

Hay oficios buenos; pero no hay ninguno de delicioso.

Podemos distribuir a los hombres de modo natural en tres clases: los vanidosos, los orgullosos y los otros. Estos otros (humildes, modestos, sencillos, sobrios, moderados, tolerantes, considerados, respetuosos)  son muy difíciles de encontrar. Orgullo y Vanidad son necesidades; modestia y fatuidad no son más que actitudes, aconsejadas por el uno o por la otra. No puede decirse si un modesto es un vanidoso o un orgulloso; sabemos solamente que no puede tratarse más que de uno o de otro. Orgullo y vanidad son productos de la conciencia. Pero los segrega tan espontáneamente que no los divisamos directamente. Necesitamos un espejo; felizmente, nuestros amigos se encargan de proporcionárnoslo.               Sinónimos: Vanidoso, Orgulloso, altivo, arrogante, presumido, engreído, fatuo, jactancioso, presuntuoso, soberbio, petulante, pedante, autosuficiente, altanero, impertinente, envanecido.

Si, al mentir, la probabilidad de convencer con la mentira es del uno por mil, no hay que mentir. Porque una mentira basta para destruir la confianza a que no se ha hecho acreedor diciendo mil veces la verdad. El valor de mentir no ha sido dado a todo mundo. No es sólo la gente honrada la que dice siempre la verdad. Están también los débiles y los timoratos.

Entre los nombres tímidos, los más peligrosos son aquellos que temen no parecer lo bastante atrevidos.

Ese que sería capaz de decisiones justas y audaces, teme con razón que le falte la habilidad, o tan sólo una buena réplica, si las circunstancias le obligan a defender tales decisiones. El valor en los actos es a menudo el resultado de la presencia de espíritu en las discusiones. Un hombre empieza a ser viejo a partir del momento en que deja de tener Audacia y Coraje.

La verdadera Experiencia es secreta. Nace de los pequeños incidentes de todos los días, de los pequeños errores repetidos, de los pequeños éxitos renovados que, por su número, establecen unas leyes a las que la costumbre se somete. No es pensada, sino vivida. Como quiera que la experiencia es un hábito, sólo se adquiere con los años. Por esto nos complacemos en confundir, hablando de uno mismo, la edad y la experiencia.

No es en la desgracia, sino en la fortuna, donde se conoce a los verdaderos amigos. La auténtica prueba de la amistad es el éxito: porque la desgracia no reclama sino ayuda y sólo puede encontrar la resistencia de la avaricia; mientras que el éxito quisiera afecto, y sólo encuentra envidia.

El hombre fuerte es aquel que nunca ha tenido más que una idea, poniéndola en práctica con mucho empeño y tesón, esquivando todos los obstáculos y, sobre todo, sin ningún miedo al fracaso. Ya que, si no lo hace así, por todo el mundo es sabido, que hay muchas grandes combinaciones de negocios que no tienen otro fundamento que una muerte esperada.

     REFLEXIONES VARIADAS:

Antes de nada, pido Disculpas a todas aquellas personas, que puedan sentirse ofendidas o aludidas por mis comentarios. Les aseguro que esta no es mi intención.

Au idó! A partí d’ara comensaré a escriure tot alló que em pasi pel cap. Sense mirá prim.

 

     Uso del masculino para hacer referencia a seres tanto del sexo masculino como del femenino:

En los sustantivos que designan seres animados, el masculino gramatical se emplea para referirse a todos los individuos de la especie, sin distinción de sexos: El hombre es el único animal racional. El gato es una buena mascota.

Los nombres apelativos masculinos, cuando se emplean en plural, pueden incluir en su designación a seres de uno y otro sexo: Los hombres prehistóricos se vestían con pieles de animales. En mi barrio hay muchos gatos.

Solo cuando la oposición de sexos es un factor relevante en el contexto, es necesaria la presencia explícita de ambos géneros: La proporción de alumnos y alumnas en las aulas se ha ido invirtiendo progresivamente. En las actividades deportivas deberán participar por igual alumnos y alumnas.

El empleo del símbolo de la arroba @ como recurso gráfico para integrar en una sola palabra las formas masculina y femenina del sustantivo, ya que este signo parece incluir en su trazo las vocales a y o. Debe tenerse en cuenta que la arroba no es un signo lingüístico y, por ello, su uso en estos casos es inadmisible desde el punto de vista normativo.

En la lengua está prevista la posibilidad en la que no debe verse intención discriminatoria alguna, sino la aplicación de la ley lingüística de la economía expresiva.

Como consecuencia de lo anteriormente expuesto (regla gramatical de la lengua castellana), yo siempre utilizaré generalmente el masculino.

Y es que, ya estoy cansado de oir casi diariamente, expresiones referentes al tema expuesto. Supongo que vosotros también debéis estar hartos de escuchar cosas como: … a todos y a todas, … a vosotros y a vosotras, etc. Vaya tontería! Como si no quedara bien entendido que cuando se dice «me dirijo a todos vosotros para….» están incluidas todas las personas, sin distinción de sexo. No se quienes son los culpables de que pase esto. Pero lo que si es seguro, es que hay diferentes grupos o asociaciones de colectivos (defensores de la igualdad entre hombres y mujeres, etc.), que han ayudado a que se propague el tema. Y los peores, los Políticos. Estos si que ha hecho daño. En sus discursos en público, siempre está la coletilla femenina. Será para ganar votos? Sin duda. El caso es que resulta esperpéntico, ridículo. Però ¿què podem fer? Aguantar metxa i seguir patint ses seves parrafades, que en la majoria dels casos, freguen la hipocresía. El temps els posarà al lloc que es mereixen.

 

PARA LOS “IGNORANTOS E IGNORANTAS» TAL VEZ A ALGUNOS LE SIRVA

Yo no soy víctima de la actual Ley Nacional de Educación. Nací el año 1960 y he tenido la suerte de estudiar bajo unos planes educativos buenos, que primaban el esfuerzo y la formación de los alumnos por encima de las estadísticas de aprobados y de la propaganda política.
En Parvulario (Ca Ses Monges) empecé a estudiar el Abecedario y los números, formar sencillas palabras, sumar, restar y sobre todo, las Tablas de Multiplicar. Con una simple cartilla, un cuaderno, un lápiz y una goma de borrar. Y por supuesto, las pacientes explicaciones de la Maestra.
Luego, cuando eras un poco mayor, llegaba un librito con poco más de 100 páginas y un montón de lecturas, no como ahora, que pagas por tres tomos llenos de dibujos que apenas traen texto. No había que colorear ninguna página, que para eso teníamos otros cuadernos.
En Primaria estudiábamos Lengua, Matemáticas, Ciencias Naturales y Geografía. Religión y Gimnasia.
En 6º de Primaria, si en un examen tenías una falta de ortografía del tipo de «b en vez de v» o cinco faltas de acentos, te bajaban y bien bajada la nota.
En Bachillerato, estudié Historia de España, Francés, Latín, Literatura, Filosofía, Física y Química.
Leí El Quijote y el Lazarillo de Tormes; leí las «Coplas a la Muerte de su Padre» de Jorge Manrique, a Garcilaso, a Góngora, a Lope de Vega o a Espronceda…
Pero, sobre todo, aprendí a hablar y a escribir con corrección.
Aprendí a amar nuestra lengua, nuestra historia y nuestra cultura.
Y… vamos con la Gramática.
En castellano existen los participios activos como derivado de los tiempos verbales.
El participio activo del verbo atacar es «atacante»; el de salir es «saliente»; el de cantar es «cantante» y el de existir, «existente».
¿Cuál es el del verbo ser? Es «ente», que significa «el que tiene identidad», en definitiva «el que es». Por ello, cuando queremos nombrar a la persona que denota capacidad de ejercer la acción que expresa el verbo, se añade a este la terminación «ente».
Así, al que preside, se le llama «presidente» y nunca «presidenta», independientemente del género (masculino o femenino) del que realiza la acción.
De manera análoga, se dice «capilla ardiente», no «ardienta»; se dice «estudiante», no «estudianta»; se dice «independiente» y no «independienta»; «paciente», no “pacienta»; «dirigente», no dirigenta»; «residente», no «residenta”.
Y ahora, la pregunta: nuestros políticos y muchos periodistas (hombres y mujeres, que los hombres que ejercen el periodismo no son «periodistos»), ¿hacen mal uso de la lengua por motivos ideológicos o por ignorancia de la Gramática de la Lengua Española? Creo que por la dos razones. Es más, creo que la ignorancia les lleva a aplicar patrones ideológicos y la misma aplicación automática de esos patrones ideológicos los hacen más ignorantes (a ellos y a sus seguidores).
Les propongo que pasen el mensaje a vuestros amigos y conocidos, en la esperanza de que llegue finalmente a esos ignorantes semovientes (no «ignorantas semovientas», aunque ocupen carteras ministeriales).
Lamento haber aguado la fiesta a un grupo de hombres que se habían asociado en defensa del género y que habían firmado un manifiesto. Algunos de los firmantes eran: el dentisto, el poeto, el sindicalisto, el pediatro, el pianisto, el golfisto, el arreglisto, el funambulisto, el proyectisto, el turisto, el contratisto, el paisajisto, el taxisto, el artisto, el periodisto, el telefonisto, el masajisto, el trompetisto, el violinisto, el maquinisto, el electricisto, el oculisto, el policío y, sobre todo, ¡el machisto!

SI ESTE ASUNTO «NO TE DA IGUAL», PÁSALO, POR AHÍ, CON SUERTE, TERMINA HACIENDO BIEN HASTA EN LOS MINISTERIOS.
Porque no es lo mismo tener «UN CARGO PÚBLICO» que ser «UNA CARGA PÚBLICA».

LA ESPAÑA MEDIOCRE ACTUAL

El problema de la España de las últimas décadas es, sin duda, el grado de mediocridad alcanzado y que, desgraciadamente, nadie parece estar interesado en revertir. El motivo de este viaje sin retorno es, precisamente, que esa mediocridad ha ganado y ahora está sentada en nuestras engrosadas instituciones.
Muchísimos somos los que pensamos que nuestro país no tiene arreglo, por mucho que se cambie de partido.
El triunfo de los mediocres ha ocasionado este grandioso y grave problema de España.
Creo que ha llegado la hora de ser sinceros con nosotros mismos. Es, de todo punto, necesario hacer un profundo y sincero ejercicio de autocrítica, tomando la seriedad por bandera.

Asumir que nuestros problemas no se terminarán cambiando a un partido por otro, con otra batería de medidas urgentes, con una huelga general, o echándonos a la calle para protestar los unos contra los otros.
Quizá ha llegado la hora de aceptar que nuestra crisis es más que económica, va más allá de estos o aquellos políticos, de la codicia de los banqueros o la prima de riesgo.
Reconocer que el principal problema de España no es Grecia, el euro o la señora Merkel.

Admitir, para tratar de corregirlo, que nos hemos convertido en un país mediocre.

Ningún país alcanza semejante condición de la noche a la mañana. Tampoco en tres o cuatro años. Es el resultado de una cadena que comienza en la escuela y termina en la clase dirigente.

Hemos creado una cultura en la que los mediocres son los alumnos más populares en el colegio, los primeros en ser ascendidos en la oficina, los que más se hacen escuchar en los medios de comunicación y a los únicos que votamos en las elecciones, sin importar lo que hagan, alguien cuya carrera política o profesional desconocemos por completo, si es que la hay. Tan solo porque son de los nuestros.

Estamos tan acostumbrados a nuestra mediocridad que hemos terminado por aceptarla como el estado natural de las cosas. Sus excepciones, casi siempre, reducidas al deporte, nos sirven para negar la evidencia.

– Mediocre es un país donde sus habitantes pasan una media de 2H 15 minutos al día frente a un televisor, que muestra principalmente basura.
– Mediocre es un país que en toda la democracia no ha dado un solo presidente que hablara inglés o tuviera unos mínimos conocimientos sobre política internacional.
– Mediocre es el único país del mundo que, en su sectarismo rancio, ha conseguido dividir, incluso, a las asociaciones de víctimas del terrorismo.
– Mediocre es un país que ha reformado su sistema educativo tres veces en tres décadas hasta situar a sus estudiantes a la cola del mundo desarrollado.
– Mediocre es un país que tiene dos universidades entre las 10 más antiguas de Europa, pero, sin embargo, no tiene una sola universidad entre las 150 mejores del mundo y fuerza a sus mejores investigadores a exiliarse para sobrevivir.
– Mediocre es un país con una cuarta parte de su población en paro, que sin embargo, encuentra más motivos para indignarse cuando los guiñoles de un país vecino bromean sobre sus deportistas.
– Mediocre es un país donde la brillantez del otro provoca recelo, la creatividad es marginada –cuando no robada impunemente- y la independencia sancionada.
– Mediocre es un país en cuyas instituciones públicas se encuentran dirigentes políticos que, en un 48 % de los casos, jamás ejercieron sus respectivas profesiones, pero que encontraron en la Política el más relevante modo de vida.
– Es Mediocre un país que ha hecho de la mediocridad la gran aspiración nacional, perseguida sin complejos por esos miles de jóvenes que buscan ocupar la próxima plaza en el concurso Gran Hermano, por políticos que insultan sin aportar una idea, por jefes que se rodean de mediocres para disimular su propia mediocridad y por estudiantes que ridiculizan al compañero que se esfuerza.
– Mediocre es un país que ha permitido, fomentado y celebrado el triunfo de los mediocres, arrinconando la excelencia hasta dejarle dos opciones: marcharse o dejarse engullir por la imparable marea gris de la mediocridad.
– Es Mediocre un país, a qué negarlo, que, para lucir sin complejos su enseña nacional, necesita la motivación de algún éxito deportivo.

Todo esto, y más, es lo que pasa en España. Por desgracia de todos. Y lo peor de todo es, en mi opinión, que esto no tiene solución a la vista. Y si algún día la hay, será muy costosa y dolorosa. J.M.S. el 14-03-2017.

1 comentario en “Mis Reflexiones No Ortográficas

  1. Estàn molt més que bé aquestes reflexions, tota una bona font de sabiduría, me les aniré lletgint en altres ocasions, més endavant, …
    Molt intel.ligents els comentaris.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *